Logo_piel_expertos

home | acné | el acné sí es una enfermedad

onicomicosis

El Acné sí es una enfermedad


El acné es una enfermedad común de la piel que afecta las glándulas sebáceas principalmente en cara, cuello, espalda, pecho y hombros. Aunque se puede presentar en cualquier momento de la vida, es más común en adolescentes y adultos jóvenes.

Esta patología obedece a una falla en uno de los procesos naturales de la piel. Cuando se obstruyen los poros que se conectan a las glándulas sebáceas a través de los folículos, la grasa producida por las glándulas se acumula junto con las células muertas, rompe las barreras de la piel y causa una infección por bacterias, produciendo así los populares granos.

El acné no es una amenaza grave para la salud, pero puede dejar cicatrices y alterar la calidad de vida de quienes lo padecen.

Aquí presentamos algunos factores que agravan esta patología:

– Estrés: las situaciones de estrés o emociones fuertes, como el miedo y la ansiedad, desencadenan reacciones químicas en el cuerpo que estimulan las glándulas sebáceas y aumentan el exceso de grasa, causando granos y espinillas en la piel.

– Cambios hormonales: según la Federación Americana de Dermatología, la testosterona (andrógeno que se produce principalmente en los testículos y ovarios) estimula la actividad en las glándulas sebáceas, creando una piel más grasa y propensa a la aparición de acné.

– Maquillaje en exceso: es necesario saber que el uso de bases compactas, polvos faciales y productos para disimular imperfecciones, obstruyen e inflaman los poros, generando barros y espinillas en la piel.

– Cabello: el acné puede verse afectado por aspectos como la higiene personal. Las personas que tienen el pelo graso y tiene contacto directo con la piel, tienen un mayor riesgo de presentar acné.

– Reventar los granos: cuando usted aprieta los granos por medio de las uñas, hace que los gérmenes penetren profundamente en la piel, causando un enrojecimiento mayor, dolor, e incluso una desagradable infección. Esto puede ocasionarle cicatrices que, tal vez, duren toda la vida.

¿Cómo identificarlos?

La mejor manera de luchar contra el acné es conocer a profundidad esta patología. Por lo tanto, para aprender sobre los diferentes tipos de acné a los que podría enfrentarse es importante que lea toda esta información y conozca sus diferencias. Los más comunes son:

Puntos blancos: estos aparecen en la piel como protuberancias pequeñas blanquecinas. Se producen cuando en los poros de la piel se acumulan aceites o sebo (un aceite natural) en exceso. La razón por la que se convierten en puntos blancos se debe a que las áreas obstruidas no están expuestas al aire directamente.

Puntos negros: se forman cuando las secreciones sebáceas se mezclan con células muertas. Se ven negros, porque tienen muchas células muertas oxidadas por el aire.

Pápulas: son pequeños bultos de color rosado que duelen al ser tocados, se caracterizan por ser manchas elevadas y sólidas sobre la piel, pueden medir hasta medio centímetro de ancho.

Pústulas: son lesiones pequeñas, inflamadas, llenas de pus, similares a una ampolla en la superficie de la piel, se caracterizan por tener un contorno rojizo y punta blanca.

Nódulos: son protuberancias elevadas y sólidas en la piel, pueden medir más de medio centímetro de ancho, se caracterizan por ser granos grandes, dolorosos y sólidos dentro de la piel.

Quistes: son cavidades o tejidos cerrados que pueden estar llenos de aire, líquido, o pus. Los quistes se desarrollan por la obstrucción de las glándulas sebáceas, produciendo dolor y cambios en la apariencia de la piel.

Tips

El acné es una patología que preocupa a millones de adolescentes y adultos jóvenes, por esta razón la prevención y el cuidado constante son una de las soluciones más eficaces para eliminarlo. Aquí le presentamos algunos consejos prácticos para combatirlo:

– Limpie la cara dos veces al día.

– Los productos debe aplicarlos después del lavado de la cara.

– Evite frotar la zona al secar.

– Aunque los alimentos no son la causa del acné, no debe abusar de alimentos como: cerdo, grasas, mariscos, azúcares y alcohol.

– Evite el contacto del pelo con la piel de la cara. Se recomienda no llevar capul ni flequillos.

– Evite el uso de cosméticos que contengan aceites o grasas en su composición.

– Evite los protectores solares grasos, se recomienda utilizar aquellos que sean en gel o laca o que estén indicados para piel con acné o piel grasa.

– No toque los granos ya que suele ser una de las causas más frecuentes de complicaciones.

– Tenga paciencia. El acné es una patología que puede tardar mínimo tres meses en curarse.

– Evite el estrés. Para ello, es importante dormir ocho horas diarias y alimentarse saludablemente.

– Practique deporte, sobre todo al aire libre.

– No se exceda en maquillaje, ya que puede tapar más los poros y empeorar el problema.

– No trate las cicatrices mientras las lesiones estén activas.

– Utilice lociones y tratamientos a base de ácido salicílico o peróxido de benzoilo, que ayudan a evitar el acné y al mismo tiempo lo alivian. En caso de probarlos, asegúrese de seguir exactamente las indicaciones del producto y no use más cantidad de la indicada en cada aplicación.